Trabajar en distintos ámbitos tiene algo de fascinante, terminas dándote cuenta de cómo lo que haces en uno enriquece los demás y al revés.

Ahora mismo estoy trabajando en un proyecto basado en MEAN que al mismo tiempo me está permitiendo sentar las bases de un proyecto de I+D que estamos realizando en la compañía para la que trabajo y que desarrollaremos durante 2015 y 2016; este proyecto consiste en un sistema de detección y diagnóstico de incidencias para el despliegue de cuatro millones de smart meters, de la mano de una compañía de distribución eléctrica nacional. Big-data con Hadoop, su despliegue en la nube con Azure, el análisis y explotación de esos datos más una capa de servicios que consumirán terceros sistemas serán las partes esenciales del proyecto y en cuyas tecnologías nos vamos a meter de lleno en los próximos meses.

¿Qué puede garantizar que tendremos éxito en ese nuevo proyecto reconociendo que algunas de las tecnologías que vamos a usar son relativamente nuevas para nosotros?

Si crees conocer muy bien la tecnología X, ¿qué te hace pensar que serás capaz de sacar provecho a otra totalmente distinta?, ¿te asegura acaso que vas a tener éxito con un nuevo stack que debes usar para un nuevo proyecto cuya naturaleza no tiene nada que ver con lo que has hecho hasta ahora?

Para un responsable de proyectos, ese es un riesgo que hay que considerar a fondo.

Un desarrollador de software o un equipo de trabajo sólo pueden tener éxito en cualquier proyecto si son capaces de mantener firmemente una serie de principios de desarrollo y métodos que se pueden aplicar a cualquier tipo de tecnología.

Por tanto, aún teniendo valor, me da siempre qué pensar cuando escucho afirmaciones del tipo "soy experto en C#", "nivel avanzado de administración de Sql Server", o "desarrollador front-end con AngularJS", etc, cosa que se suele ver en todos los currículums que me llegan (y por qué no, en el mío propio hasta hace pocos años). Todo eso es fantástico, pero no suficiente...

Si dominas una serie de principios serás bueno y tendrás éxito en cualquier proyecto software independientemente de las tecnologías que se usen.

Para mí, el currículum ideal de un desarrollador profesional de software estaría compuesto de afirmaciones de este tipo:

  • Participación activa en los siguientes proyectos:....
  • Experto en patrones de diseños y antipatrones.
  • Experiencia en enfoques ágiles para proyectos software.
  • Conocimiento sobre principios de diseño como inyección de dependencias, inversión de control, DRY, KISS, SoC y un largo etcétera.
  • Desarrollo con integración continua y cobertura total con pruebas unitarias y de integración.
  • Experiencia de análisis de calidad de código.
  • Habituado a refactorizar código y desarrollo de código limpio.
  • Experto en realizar código mantenimible y evolucionable.
  • Dominio de arquitecturas software escalables.
  • Conocimiento de principios de usabilidad en interfaces de usuario.
  • etc.

Aunque sólo son un ejemplo, todas esas aptitudes son mucho más importantes que dominar cualquier tecnología en particular: con cualquier lenguaje, sistema operativo, framework o entorno de desarrollo se pueden aplicar esas técnicas, principios y métodos impresindibles para generar productos software de calidad.

Cualquier desarrollador con dominio de todos esos temas va a seguir aplicándolos con cualquier nueva tecnología con la que tenga que comenzar a trabajar.

Aparte de una actitud positiva hacia el trabajo y buena disposición a trabajar en equipo, a lo anterior añadiría afirmaciones de tipo "Mis últimas lecturas técnicas han sido...", "Asistencia en el último año a eventos como...", "Participación en el blog X", etc. Aunque ya todo esto sería mucho pedir.

Es difícil, lo sé, cuando muchas compañías piden "expertos programadores en java", por poner un ejemplo, sin darse cuenta de que cualquier desarrollador mínimamente experimentado puede acercarse al mundo java con un par de semanas de estudio y dos o tres buenos manuales, aunque no por eso va a hacer un buen trabajo necesariamente. Sí va a hacer un buen trabajo si está habituado a implantar todos los conceptos anteriores con cualquier otra tecnología. Otra cosa es que los gestores de proyecto tengan claros ese tipo de consideraciones...

En cierto sentido, todo lo anterior es como la gramática y la ortografía necesarias para escribir una buena novela, en donde el saber escribir una palabra tras otra vendría a ser a conocer bien la tecnología X.

¿Sabes sencillamente escribir aunque tengas un buen vocabulario sin tener claras la gramática que nos permite generar un trabajo de calidad?

Comparte esta entrada...

¿Por qué leer El Libro Negro del Programador?

Adquirir desde:
Amazon (kindle eBook / papel)
CreateSpace (papel)
PayHip (epub / mobi / pdf)

El libro negro del programador.com
Segunda Edición - 2017

Archivo

Trabajo en...