En El Libro Negro del Programador se insiste mucho (como en cualquier otro libro que nos enseñe a ser mejores profesionales) que la refactorización de código no es sólo una herramienta que debemos usar sino que ésta es un hábito que emplear en el día a día y que distingue a los mejores desarrolladores de software.

No obstante, el concepto de refactorizar se suele entender exclusivamente como un trabajo de modificar líneas de código y mejorarlo sin afectar a su comportamiento externo; conseguimos, efectivamente, limpiar en cierta medida el código para que sea de mejor calidad, más legible y mantenible.

Siempre insisto en que esto no es algo que se hace o no, sino que forma parte del hecho de programar una solución, es algo consustancial a la misma.

Cuando terminamos de implementar una nueva funcionalidad, siempre nos debemos preguntar ¿podemos mejorar lo que hemos implementado en algún aspecto?, ¿se puede simplificar?, ¿se puede mejorar en relación al proyecto general como parte que se pueda reutilizar?, etc. Lo sorprendente es que cuando te creas el hábito de plantearte este tipo de cosas apenas termina haciendo falta hacerlo al final de implementar algo, ya que tienes el hábito de hacer las cosas limpias desde un principio de modo que al final, es esfuerzo o tiempo que empleas como puro trabajo de refactorizar es mínimo.

No obstante, se suele entender por refactorizar el trabajo de mejora del código, pero ¿qué ocurre con la misma estructura de un proyecto que va creciendo y creciendo con el tiempo? No hablo de diseño, sino de cómo están organizadas las carpetas, subproyectos, etc.

Cuando un proyecto crece en tamaño (en forma de librerías dispersas, multitud de sub-proyectos, demasiadas dependencias externas, incluso una estructura de los proyectos de pruebas compleja) se debe y tiene que refactorizar igualmente.

Recientemente hemos cerrado una nueva revisión de uno de los proyectos en los que trabajamos actualmente (la Plataforma de Telegestión y MDM IRIS para dispositivos de telemedida PRIME). Pues bien, he planteado unos días de trabajo para mejorar la estructura interna del mismo para evitar que sea cada vez más compleja (de gestionar y de trabajar sobre ella).

En concreto, algunas de las cosas que vamos a evaluar son:

  • Unificación de algunas librerías dispersas que podrían vivir en un único proyecto.
  • Integración de algunos subproyectos pequeños que podrían vivir coherentemente en otros.
  • Mejora de la distribución y estructura de las puebas de integración.
  • Plantear las bases para que el gestor de tareas, ahora muy ligado a la idiosincrasia de la solución, viva como un framework independiente del proyecto (y reutilizable por otros proyectos que pongamos en marcha).
  • etc.

¿Qué pretendo conseguir con esto?

Cuando un proyecto crece en complejidad, cuando hablamos de cientos de miles de líneas de código, aunque esté todo realizado con extremada limpieza y con una arquitectura general y microdiseños muy cuidados, la misma distribución de los artefactos del proyecto puede ser un problema que impida llegar a los sitios con sencillez y comodidad. La espaguetización del proyecto no sólo se puede producir en su código sino también en la estructura misma de sus módulos.

De este modo, al mejorar y simplificar cómo están distribuidas y organizadas las cosas, ganamos agilidad y comodidad a la hora de trabajar en una nueva revisión. Lo que no es fácil de ver es que esta agilidad y comodidad se traduce después en ahorro de muchas horas de trabajo. Coseguimos la máxima calidad en algo cuando tenemos un entorno cómodo de usar y de trabajar. La facilidad de mantenimiento también tiene mucho que ver con esto.

Detrás de cada acto de refactorización, del tipo que sea, se esconde un ahorro de tiempo futuro al dedicar menos esfuerzo y tiempo en evolucionar una aplicación bien hecha, o lo que es lo mismo, el tiempo invertido en refactorizar se traduce en una mejor productividad (= menos recursos económicos necesarios para hacer algo).

Comparte esta entrada...

¿Por qué leer El Libro Negro del Programador?

Adquirir desde:
Amazon (kindle eBook / papel)
CreateSpace (papel)
PayHip (epub / mobi / pdf)

El libro negro del programador.com
Segunda Edición - 2017

Archivo

Trabajo en...