Hace unos años hice un ejercicio muy sencillo que recomiendo a todo el mundo que haga en algún momento del año: era viernes y anoté todas las llamadas telefónicas que había recibido durante la semana, tanto al fijo como al móvil.

Después fui analizando una a una (al menos aquellas de las que me acordaba) descubriendo algo que me hizo pensar bastante:

  • La mayoría de las llamadas me interrumpieron en algo que estaba haciendo en ese momento muy concentrado.
  • Muchas de ellas no me aportaron nada para resolver alguna tarea bajo mi responsabilidad, sino que me reclamaban para resolver las tareas bajo responsabilidad de otros.
  • Otro grupo de ellas se podían haber sustituido con un sencillo correo electrónico que yo habría elegido leer en el momento mas adeacuado en el mismo día.
  • Solo unas pocas eran verdaderamente importantes (para mí).
  • Ninguna era absolutamente trascendente y urgente para que tuviera que atenderla en ese preciso momento.

Me pregunto si es esto productividad o simple pérdida de tiempo. En cierta medida, desde todas aquellas conclusiones he llegado hasta el día de hoy mejorando en muchos aspectos de mi día a día.

En esa época no era raro para mí el llegar a la tarde con esa sensación de no saber en qué se me había ido el día y por tanto decidí atajar el asunto de raíz evitando al máximo cualquier tipo de llamada o mails intrascendentes, aunque con ello me colgaran la etiqueta de maniático, soso o aburrido. Mi objetivo era cumplir con mi trabajo, sacar el mayor provecho personal y profesional de mi compañía y volver a casa temprano...

Trabajar bien y con calidad equivale a trabajar productivamente, por eso considero que el mal uso que se hace del móvil es un time killer de primera magnitud. Desde aquella semana en que analicé cómo otros abusaban de mi tiempo en el momento que a ellos les interesaba y no a mí y que la mayoría de las llamadas eran para asuntos que estaban fuera de mi responsabilidad, tomé medidas que he logrado mantener más o menos hasta ahora.

Lo siento por quien se dé por aludido, pero el centrar tu cabeza en una tarea que requiere de mucha concentración, tomar decisiones que te pueden pasar factura en el futuro (acumulando deudas técnicas o bien hacer una infraestimación de esfuerzo en un nuevo proyecto,  por ejemplo) y hacer algo lo mejor que uno pueda con los recursos y habilidades que tenemos, requiere al menos reducir al mínimo este tipo de interrupciones. Una interrupción es normal, varias en una ahora revela descontrol total en la forma de trabajar. Si no tenemos el control de evitar estas continuas interrupciones podemos incluso sufrir una ansiedad y estrés tremendos. El tener un entorno adecuado de trabajo no es sólo una cuestión de higiene, buenos equipos, etc., también es cuestión de contar con la suficiente tranquilidad para poder concentrarte en tus tareas.

No es lo mismo hacer una tarea muy concreta durante dos horas con una mente completamente absorbida en el trabajo que con una mente que se distrae cada quince minutos por un nuevo mensaje entrante, algunas ventanas de chat emergentes o varias llamadas al móvil. Absurdo. De ningún modo puede ser lo mismo: todas esas interrupciones y falta de concentración, si se producen de manera habitual, al final nos están arrastrando a trabajar mal y poco productivamente.

No creo en al multitarea, más que un mito es una forma de mostrar lo ocupados que estamos (produzcamos resultados o no). Si intentamos hacer dos tareas a la vez vamos a tardar más del doble que si lo hiciéramos primero una y a continuación la otra.

Detrás del fracaso de muchos proyectos de software está una malísima gestión del tiempo. Esto empeora aún más las cosas cuando el proyecto se ha estimado económicamente en base a unos tiempos de trabajo, que es lo habitual.

Los efectos de trabajar dispersos mientras desarrollamos código pueden ser desastrosos: la calidad del mismo depende directamente de la capacidad que tengamos de centrar toda nuestra capacidad creativa en él. Si estas interrupciones o forma no productiva de trabajar la pagamos al final con tiempo, lo primero que vamos a sacrificar son esos ratos de veinte o treinta minutos para hacer refactorings o mejorar algún aspecto de la solución.

Las empresas más productivas no son aquellas en las que sus empleados pasan más horas al día en ella, sino:

  • Las que más y mejor planifican.
  • Las que tienen roles claramente identificados (sobre el papel y en la práctica).
  • Las que aprecian el tiempo y su buena organización como herramienta para obtener resultados.
  • Las que consiguen que la gente tenga claro qué tiene que hacer en las próximas semanas.

Recuerdo varias ocasiones en las que ante un problema que se había presentado, un compañero mío me decía eso de "no te preocupes que ahora mismo lo arreglo", y a continuación y después de quedar como el héroe del momento, sacaba su teléfono móvil y llamaba a alguien para preguntarle sobre el asunto... En este sentido, quienes abusan del uso del móvil seguramente sean los que menos aportan en una compañía, ya que parece ser que son los que más dependen de los demás para resolver sus propios problemas. Hay quienes llenan su agenda laboral con reuniones eternas como forma de trabajo habitual (sin comentarios) , el resto del tiempo lo pasan colgados al móvil... 

Si trabajas de freelance entonces ya te habrás dado cuenta de que en cierta medida, lo que vendes son horas de trabajo: si consigues hacer más en el mismo tiempo, aumentarás tus honorarios.

Quizá se me pueda tachar de maniático, aunque lo que persigo siempre es fomentar tanto en mí como en el equipo que dirijo que la mayor parte de las tareas se hagan en un ambiente de calma con el menor número de interrupciones. Esto maximiza la productividad.

No hace mucho mi mujer se pasó por la oficina donde trabajo y me dijo algo así como "si esto parece un convento", a lo que le respondí "gracias, eso es lo que intento"...

Quizá a gestores ignorantes de medio pelo les guste ver a la gente muy atareada, con los teléfonos sonando todo el tiempo, las bandejas de correo saturadas de asuntos y, si es posible, que se queden en la oficina hasta las ocho de la tarde. Me temo que este presentismo caduco tiene los días contados.

Los gestores profesionales intentan que el equipo que gestionan terminen su jornada laboral con el trabajo hecho en tiempo, sin estrés y con la máxima calidad. Sí, es posible y hasta deseable. La diferencia sutil, difícil de ver, no es ni más ni menos que una correcta planificación y gestión del tiempo.

Si a la gente no se les hiciera contratos por tiempo sino por resultados, ¿no saldrían muchos antes de la oficina? Ojalá llegue un día en que esto sea así, en que no se valore por encima de todo el tiempo que se pasa en una oficina sino los resultados medibles de lo que hacemos en ella.

Lo del exceso en el uso del móvil es sólo un detalle: el día está cargado de detalles y momentos similares que poco a poco van socavando sutilmente nuestra productividad, es decir, van tirando a la basura el tiempo de que disponemos, lo cual es lo mismo que tirar a la basura parte de nuestra vida, lo que es aún más deprimente (¿que tenemos sino tiempo?).

Si lo miramos bien, el tiempo es el único recurso que tenemos realmente: si lo usamos correctamente, conseguiremos más y mejores resultados.

Hay que evitar los vampiros de tiempo, hay que evitar que en cualquier momento pueda sonar tu teléfono móvil y sacarte de ese instante de concentración en el que estás trabajando a fondo. Si no consigues concentrate en tu jornada laboral, entonces tú y tu compañía tenéis un grave problema.

Siempre, siempre, absolutamente siempre, quienes más éxito tienen en sus proyectos son los que mejor gestionan su tiempo, así de sencillo.

Tanto es así que hay quienes incluso han hecho de la correcta gestión del tiempo una profesión, como la maravillosa web de Berto Pena. En este ebook gratuito que generosamente cuelga el autor, menciona, cómo no, los siete ladrones de tiempo, entre los que se cuentra nuestro maravilloso smartphone.

Comparte esta entrada...

¿Por qué leer El Libro Negro del Programador?

Adquirir desde:
Amazon (kindle eBook / papel)
CreateSpace (papel)
PayHip (epub / mobi / pdf)

El libro negro del programador.com
Segunda Edición - 2017

El libro negro del programador.com
Now available in english!

Archivo

Trabajo en...

Mis novelas...